Cosas que hacer en Madrid en un agosto caluroso

Mi verano en Madrid será caluroso, pero para nada es o será aburrido. Constantemente estoy haciendo cosas y conociendo lugares. Hay tanto que ver y hacer en Madrid. Os voy a contar mi pasado fin de semana (si vais a la sección de ¿donde vamos? encontraréis varios post con ideas para estar en Madrid)

El sábado pasado tenía idea de salir por la noche con mi chico y un amigo a tomar algo. Para sorpresa para mi, este amigo y mi chico, junto a otra pareja decidieron que haríamos algo diferente y lo que hicimos fué disfrutar de dos horas por Madrid escuchando “leyendas negras”. En la página web de ocio “comiendo pipas” podemos encontrar mucho ocio en Madrid muy económico o gratuito, y aquí encontraron unas rutas turísticas por la ciudad de lo más curiosa. Yo ya había oído hablar de este tipo de rutas y siempre me había quedado con las ganas, pero este día, era el día de ver que tal es esta actividad cultural que promete tanto. En Histoaventura encontramos a guías turísticos, historiadores, maestros, expertos en general que nos trasladan sus amplios conocimientos a la hora de conocer historias de nuestra ciudad. Nos remontamos muy atrás en la historia y con sus visitas guiadas nos permiten  vivir historias del medievo, conocer a los Austrias, acercarnos a los jardines del Campo del Moro o al Capricho (el parque mas bonito de todo Madrid) Con Historias Macabras o Leyendas Negras (este fue el que nosotros cogimos) nos adentramos en tramas e historias muy interesantes, oscuras y desconocidas, como por ejemplo: La historia de Raimundita y el Palacio de Linares, que todos seguro en alguna ocasión hemos oído hablar de los fantasmas del palacio pero ¿conoces la historia de lo que pasó allí?08casamunecas

¿O sabéis que en la esquina de Alcalá con Claudio Coello hay 5600 almas en pena? ¿O que la historia de la Puerta de Alcalá? ¿o la historia completa de la Diosa Cibeles y lo que esconde? También conocerás las historias de la iglesia de San José o el Real Oratorio del Caballero de Gracia. Pero a mi la historia que más me gustó (y eso que me gustaron todas, y algunas las conocía menos que más) fue la de Elena en la casa de las 7 chimeneas. siete-chimeneas

Al terminar esta actividad tan lúdica, los allí presentes pagamos el precio que creemos que ha merecido la experiencia. Cada uno libre de dar al guía e historiador lo merecido.

Después de tan interesante e instructivo tour, y con buena sensación de boca nos quedamos en la Plaza del Rey a tomar algo, en Sifón… Solo para reponer fuerzas después de dos horas andando por las calles de Madrid con tanta anécdota. En Sifón, una bodega moderna, solo he estado un par de veces y a tomar algo fresquito, nunca he picado nada, pero tiene una buena carta de latas de conservas y otras cosas, como boquerones, molletes, tostas, tabla de quesos… Un local muy pequeño pero muy cuco, y se puede disfrutar ahora en verano de su terracitaimage e413a98b1d8ccd81c12e619d5f2ed9a7

Ya para cenar decidimos adentrarnos por Chueca buscando un restaurante en concreto, pero quien nos guiaba (mi love) estaba más perdido que… (cada uno ponga aquí lo que considere, ejemplo: …el barco del arroz, …turco en la neblina, …el hijo de Limbergh…) y terminamos en Saporem Chueca (calle Hortaleza), ninguno de los 5 habíamos estado antes con lo cual no sabíamos que nos íbamos a encontrar.  La decoración original y exquisita, con mucho gusto a mi parecer. Tienen también un patio, al que solo nos asomamos y parece ser que suelen tener espectáculos, hacen también experiencias como “Cakes&Tonics” (gin tonics con tarta), intercambio de inglés gratuito mientras se consume algo… y más. La comida hay que decir que esta buena, pero para nuestro gusto, nos pareció algo cara, cantidad pequeña, precio tirando a elevado. Pero bueno, un día es un día y es un local  bastante majo (hay otro en Ventura de la Vega, Saporem Ventura) saporem-chueca-vista-sala-91632 134761_6432.gl

Y después de cenar, nos dio por recorrer lugares donde íbamos de jóvenes. El Costello Club (en este estuvimos hace relativamente poco) justo en frente de la Oratoria del Caballero de Gracia que os he hablado antes, y que no tenía mucha marcha. Una copa y buena charla. Y terminamos la noche del sábado en un local que hacía… puf… la friolera de unos 15 o más años que no iba. La Fontana de Oro, toda la gente que no había en El Costello, estaba aquí. En realidad no estuvimos mucho tiempo, nos bajamos abajo a buscar una mesa y poder hablar tranquilos sin la música tan alta y sin tanta gente gritando y bailando. Aunque me gustó comprobar que seguía con tanta gente como hace mil años ya no es sitio para mi.oro

Ah una mención, últimamente nos movemos por el centro en las motos eléctricas que la alcaldesa ya puso hace algún tiempo. Es cómodo y por supuesto, ecológico, pero me gustaría hacer un llamamiento… Los que vivimos fuera de la almendra de Madrid, es un poco “coñazo” tener que ir, en nuestro caso hasta Ventas, para coger o dejar una moto o coche eléctrico (venimos o vamos a Las Rosas), aunque ahora por suerte podemos coger algunas en la antigua Avenida Hermanos García Noblejas (lo siento, el nombre que tiene ahora es totalmente ridículo para aprendérselo, no se que de la enseña libre o gratis o yo que sé) Así que este llamamiento es para que se amplía la zona de estos vehículos eléctricos. Si podéis moveros por Madrid con estos vehículos y aun no lo hacéis, os lo recomiendo. 14951253354525-660x433

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *